Ventajas y inconvenientes de devaluar el euro la moneda europea de referencia


Haz click
Haz click

Es frecuente el comentario de que “una devaluación del euro nos empobrecería a todos”. Efectivamente el valor de mi casa en dólares bajaría, aunque en euros seguiría siendo el mismo. Y lo mismo se puede decir de todo mi patrimonio. Como la riqueza de un país, es la suma de la riqueza de todas sus personas (físicas y jurídicas), el valor en dólares bajaría, pero en euros seguiría siendo exactamente el mismo. Mi salario en dólares bajaría, pero en euros sería exactamente el mismo. Como resulta que casi todos mis gastos son en euros, tanto me da ser más pobre en dólares. Sólo experimentaré de verdad que soy más pobre cuando voy de turismo o compro algo fuera del área euro y compraré menos productos del “exterior”. Y eso ya va bien para casi todas las personas y para la economía.

Si el objetivo de la autoridad económica fuera salir número uno en el ranking de riqueza mundial, tendría sentido no devaluar el euro. Pero el objetivo no debe ser ese, sino contribuir a la calidad de vida de los ciudadanos con un régimen económico (de ingresos) razonable.

Si el euro no baja, y sigue a niveles de 1,3$/€, lo que ocurre es que los productos de aquí no se pueden vender en el exterior, pues son muy caros. Como aquí (en España y en Europa) la demanda está fatal, hay que intentar vender fuera lo que no se vende aquí. Para vender fuera tengo que hacer reducción de costes: pagar menos a los proveedores y a los trabajadores. El resultado es que mi salario en euros baja y tengo menos dinero para vivir. Eso sí, en dólares sigo siendo rico y aparezco alto en los rankings, pero ¿de qué me sirve si no me alcanza para pagar la hipoteca?… y quizá, como tengo menos dinero, me dedico a comprar más productos de fuera que salen muy baratos porque el euro está muy alto… y el problema aumenta.

Es importante para un gobernante tener siempre en la cabeza que el bien del país (nación, estado o llámele X), es el bien de la suma de todas y cada una de sus personas. El objetivo es mejorar la situación económica de las personas, y no la riqueza del país. Con frecuencia, las viejas teorías económicas adolecen de este defecto, que hablan mucho del país, del consumo y de otras variables macro, olvidándose de las personas concretas que forman ese país del que hablan. En definitiva, la autoridad económica europea debería pensar en el efecto que sus decisiones económicas tienen en las personas y no tanto en la riqueza o la renta del país.

– See more at: http://blog.iese.edu/martinezabascal/2013/03/07/devaluar-el-euro-nos-empobrece/#sthash.P7diW9x7.dpuf

Portada » Opinión El euro hace oídos sordos a las palabras Menéame inCompartir1 Más noticias sobre: Opinión, WSJ, WSJ HOS Alerta de noticias Enviar a un amigo Imprimir Disminuye el tamaño del texto Aumenta el tamaño del texto 16.03.2014 Richard Barley 0 En julio de 2012, la intervención del presidente del Banco Central Europeo, su famosa promesa de que haría “lo que sea necesario” fue suficiente para frenar la crisis de deuda de la eurozona. No obstante, ese momento marcó el inicio de un ascenso imparable del euro, que desde entonces se ha revalorizado aproximadamente un 15% frente al dólar. La subida del euro se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para el BCE, ya que se corre el riesgo de un descenso aún mayor de la inflación desde su actual nivel del 0,8%. Draghi, junto a otros miembros del BCE, ha vuelto a intervenir. El jueves aseguró que el euro había tenido “un impacto significativo en la inflación” y que no descartaba tomar nuevas medidas en caso de que fuera necesario, una señal inequívoca de advertencia a los mercados. Las declaraciones de Draghi tuvieron un impacto inmediato, al provocar un descenso del euro frente al dólar, alejándolo de los últimos máximos registrados. No obstante, el euro volvió a subir el viernes por la mañana. Los factores detrás de este repunte son: la percepción de la postura del BCE, el excedente por cuenta corriente de la eurozona, las constantes inversiones en activos europeos y el hecho de que la caída de la inflación haya provocado un repunte de los tipos de interés de la eurozona superior a los del resto del mundo, y, en concreto, a los de EEUU. Aunque la intervención verbal puede tener un impacto a corto plazo, parece poco probable que provoque una clara devaluación del euro que podría aliviar algunas de las presiones que afronta el bloque monetario. En 2012, Draghi pudo hacer honor a sus palabras con la introducción de un mecanismo para prevenir ataques especulativos contra los bonos gubernamentales de la eurozona. Ahora, el problema que afronta Draghi es que las decisiones políticas que permitirían que el euro baje de forma estable -una tasa negativa sobre el dinero depositado en el BCE, o la relajación cuantitativa- son muy polémicas y pueden tener efectos secundarios negativos. Ante la ausencia de acciones políticas por parte del BCE, la fuerza decisiva para devaluar el euro probablemente resida en las manos de otros bancos centrales, en especial de la Reserva Federal de EEUU. Una mejora de los datos estadounidenses y la sensación de que la Fed no sólo seguirá reduciendo sus compras de bonos, sino que también podría empezar a discutir subidas de tipos, cambiarían las tornas e impulsarían al dólar. Si los tipos de interés a corto plazo de EEUU suben un cuarto de punto, Credit Suisse cree que esto eliminaría una cuarta parte del apoyo dado al euro frente al dólar por diferenciales de tipos. Si la recuperación de EEUU mejora, las palabras de Draghi podrían bastar: el euro debería caer. Pero si sigue subiendo -la zona de peligro se establece en 1,43-1,45 dólares- es posible que Draghi aún tenga que acompañar sus palabras con acciones.

El euro hace oídos sordos a las palabras,Opinión, expansion.com

http://blog.iese.edu/martinezabascal/2013/03/07/devaluar-el-euro-nos-empobrece/

Es frecuente el comentario de que “una devaluación del euro nos empobrecería a todos”. Efectivamente el valor de mi casa en dólares bajaría, aunque en euros seguiría siendo el mismo. Y lo mismo se puede decir de todo mi patrimonio. Como la riqueza de un país, es la suma de la riqueza de todas sus personas (físicas y jurídicas), el valor en dólares bajaría, pero en euros seguiría siendo exactamente el mismo. Mi salario en dólares bajaría, pero en euros sería exactamente el mismo. Como resulta que casi todos mis gastos son en euros, tanto me da ser más pobre en dólares. Sólo experimentaré de verdad que soy más pobre cuando voy de turismo o compro algo fuera del área euro y compraré menos productos del “exterior”. Y eso ya va bien para casi todas las personas y para la economía.

Si el objetivo de la autoridad económica fuera salir número uno en el ranking de riqueza mundial, tendría sentido no devaluar el euro. Pero el objetivo no debe ser ese, sino contribuir a la calidad de vida de los ciudadanos con un régimen económico (de ingresos) razonable.

Si el euro no baja, y sigue a niveles de 1,3$/€, lo que ocurre es que los productos de aquí no se pueden vender en el exterior, pues son muy caros. Como aquí (en España y en Europa) la demanda está fatal, hay que intentar vender fuera lo que no se vende aquí. Para vender fuera tengo que hacer reducción de costes: pagar menos a los proveedores y a los trabajadores. El resultado es que mi salario en euros baja y tengo menos dinero para vivir. Eso sí, en dólares sigo siendo rico y aparezco alto en los rankings, pero ¿de qué me sirve si no me alcanza para pagar la hipoteca?… y quizá, como tengo menos dinero, me dedico a comprar más productos de fuera que salen muy baratos porque el euro está muy alto… y el problema aumenta.

Es importante para un gobernante tener siempre en la cabeza que el bien del país (nación, estado o llámele X), es el bien de la suma de todas y cada una de sus personas. El objetivo es mejorar la situación económica de las personas, y no la riqueza del país. Con frecuencia, las viejas teorías económicas adolecen de este defecto, que hablan mucho del país, del consumo y de otras variables macro, olvidándose de las personas concretas que forman ese país del que hablan. En definitiva, la autoridad económica europea debería pensar en el efecto que sus decisiones económicas tienen en las personas y no tanto en la riqueza o la renta del país.

– See more at: http://blog.iese.edu/martinezabascal/2013/03/07/devaluar-el-euro-nos-empobrece/#sthash.P7diW9x7.dpuf

Es frecuente el comentario de que “una devaluación del euro nos empobrecería a todos”. Efectivamente el valor de mi casa en dólares bajaría, aunque en euros seguiría siendo el mismo. Y lo mismo se puede decir de todo mi patrimonio. Como la riqueza de un país, es la suma de la riqueza de todas sus personas (físicas y jurídicas), el valor en dólares bajaría, pero en euros seguiría siendo exactamente el mismo. Mi salario en dólares bajaría, pero en euros sería exactamente el mismo. Como resulta que casi todos mis gastos son en euros, tanto me da ser más pobre en dólares. Sólo experimentaré de verdad que soy más pobre cuando voy de turismo o compro algo fuera del área euro y compraré menos productos del “exterior”. Y eso ya va bien para casi todas las personas y para la economía.

Si el objetivo de la autoridad económica fuera salir número uno en el ranking de riqueza mundial, tendría sentido no devaluar el euro. Pero el objetivo no debe ser ese, sino contribuir a la calidad de vida de los ciudadanos con un régimen económico (de ingresos) razonable.

Si el euro no baja, y sigue a niveles de 1,3$/€, lo que ocurre es que los productos de aquí no se pueden vender en el exterior, pues son muy caros. Como aquí (en España y en Europa) la demanda está fatal, hay que intentar vender fuera lo que no se vende aquí. Para vender fuera tengo que hacer reducción de costes: pagar menos a los proveedores y a los trabajadores. El resultado es que mi salario en euros baja y tengo menos dinero para vivir. Eso sí, en dólares sigo siendo rico y aparezco alto en los rankings, pero ¿de qué me sirve si no me alcanza para pagar la hipoteca?… y quizá, como tengo menos dinero, me dedico a comprar más productos de fuera que salen muy baratos porque el euro está muy alto… y el problema aumenta.

Es importante para un gobernante tener siempre en la cabeza que el bien del país (nación, estado o llámele X), es el bien de la suma de todas y cada una de sus personas. El objetivo es mejorar la situación económica de las personas, y no la riqueza del país. Con frecuencia, las viejas teorías económicas adolecen de este defecto, que hablan mucho del país, del consumo y de otras variables macro, olvidándose de las personas concretas que forman ese país del que hablan. En definitiva, la autoridad económica europea debería pensar en el efecto que sus decisiones económicas tienen en las personas y no tanto en la riqueza o la renta del país.

– See more at: http://blog.iese.edu/martinezabascal/2013/03/07/devaluar-el-euro-nos-empobrece/#sthash.P7diW9x7.dpuf

Como está el euro y consecuencias de devaluar la moneda propia

El euro es una moneda fuerte. La hace fuerte el solo hecho de que es utilizada por muchos millones de personas de 20 países distintos y que además, es utilizada en transacciones internacionales y comparada con las divisas más potentes del mundo (USD,GBP,JPY).

La ventaja de tener una moneda propia es que puedes tomar medidas que los países con monedas adoptadas no pueden. Por ejemplo, España no puede devaluar la moneda porque no tiene potestad propia en el Banco Central Europeo para hacer tal cosa. Necesitaría un permiso que no le concederían.

El poder devaluar la moneda es un arma de doble filo, es decir, tiene cosas buenas y consecuencias malas. De la misma manera, mantener un equilibrio entre las monedas fuertes del mundo es totalmente necesario para que no se creen grandes desigualdades. Repasando lo que ha pasado estos últimos años de crisis podemos ver que monedas como el Franco Suizo (CHF) han tenido que ser intervenidas por el Banco de Suiza para evitar una apreciación desmesurada de la misma. En otras palabras significa que una apreciación es un encarecimiento y de cara a las exportaciones es muy negativo, por el hecho de que si la divisa de tu país se encarece los que te compran cosas en otra divisa distinta van a poder comprar menos cantidad, lo que se traduce en que los que compran dejan de comprar y buscan otros mercados más baratos.

 

Esto es exactamente lo que están haciendo Estados Unidos, Inglaterra y Japón con sus políticas de expansión. Todos ellos disponen de una divisa propia y potestad para imprimir tanto dinero (devaluar moneda) como les sea necesario para reactivar la economía.

 

 

Ventajas de devaluar la moneda

 

Las exportaciones aumentan. Ejemplo; Si antes con 100 dólares podía comprar 60 euros, con una devaluación del Euro para favorecer las exportaciones ahora con 100 dólares podré comprar 80 euros.

 

Se crean puestos de trabajo. A más exportaciones más dinero en circulación y a más gente se puede emplear.

 

Inconvenientes de devaluar la moneda

 

Resulta más caro importar. La moneda propia se deprecia frente a la moneda que tenemos que usar para importar y como consecuencia nos sale más caro.

 

Las empresas que no exportan salen perdiendo ya que ven su margen de beneficio reducido porque el precio de las importaciones ha aumentado.

 

Los que compran productos importados salen perdiendo. Véase como un ciudadano normal tiene que pagar más por los productos que no se fabrican el en propio país.

El dilema de petróleo

 

El petróleo se compra y vende mundialmente en Dólares americanos lo que significa es que una devaluación del euro para reactivar la economía a base de exportaciones es un arma de doble filo muy peligrosa. Haría falta más dinero para comprar la misma cantidad de petróleo que antes lo que afecta de forma directa a todas las personas de un país ya que el petróleo y sus derivados es lo que mueve una sociedad.

 

Conclusión: ¿Es bueno o malo devaluar una moneda?

 

Pues depende de a quién se le pregunte. Si se está en el bando de los exportadores es bueno porque al bajar la moneda se es mucho más competitivo y el negocio aumenta. Si se está en el bando de los importadores es malo porque habrá que pagar más para obtener lo mismo.

 

En palabras del gran Xavier Sala-i-Martín ;

 

“Una devaluación de la moneda es un impuesto para los importadores y un subsidio para los exportadores”

La fortaleza de la moneda única podría tener los días contados. En su comparencia de la semana pasada, el presidente del BCE, Mario Draghi, manifestó su preocupación por el tipo de cambio euro-dólar.

Empresas cotizadas para sacar partido a la previsible corrección del euro

La divisa europea cotiza a niveles muy elevados respecto al dólar estadounidense (y el resto de monedas), lo que supone un duro lastre para las exportaciones de la eurozona y, por ende, para la recuperación económica. Medidas del BCE Como explica Rodrigo García, analista de XTB, el mercado descuenta que el BCE anunciará medidas no convencionales el próximo 5 de junio. Entre ellas, podría figurar una nueva bajada de tipos así como la compra de deuda de los países con rentabilidades más elevadas.

Paralelamente, en EEUU se está dando la tendencia contraria. La Fed está cerrando el grifo de la liquidez (proceso conocido como tapering), lo que redundará en una mayor fortaleza del dólar.

Ante esta tesitura, la reacción del mercado no se ha hecho esperar. Tras las palabras de Draghi el euro ha caído un 1,6% en las últimas cinco sesiones, hasta la cota de los 1,37 dólares. Los analistas prevén que prosiga el recorrido a la baja. El consenso de expertos reunido por Bloomberg estima que cerrará el año en los 1,32 dólares, un 3,65% por debajo de sus niveles actuales.

¿Cómo afecta esta tendencia a las cotizadas españolas? La debilidad del euro resulta beneficiosa para todas las compañías en general, pero en particular para las que exportan sus productos fuera de la eurozona, ya que ganan competitividad (ver información adjunta). Entre ellas figuran empresas como Inditex, Viscofan y Cie Automotive.

Por otro lado, como explica Pablo González, consejero delegado de Ábaco Capital, este efecto también será positivo para las empresas que generan buena parte de sus ingresos en dólares, ya que obtienen más euros al cambio. Es el caso de Acerinox y Grifols, que cuentan con una elevada presencia en EEUU (más del 50% de las ventas).

Pero la debilidad del euro no sólo se dejará notar contra el dólar. «El movimiento de venta de euros que se ha desencadenado en el mercado también le está haciendo perder terreno frente al resto de divisas, incluidas las emergentes», comenta García. El experto señala que las compañías más beneficiadas por esta tendencia son aquellas con mayor negocio exterior fuera de la eurozona, como Repsol, Telefónica, BBVA y Santander.

Además, el banco presidido por Emilio Botín saca partido tanto de su exposición a las divisas latinoamericanas, como a la libra esterlina, a través de su filial Santander UK. Y es que la moneda única también está debilitándose frente a la divisa británica. Cae un 1% en las últimas seis jornadas, hasta las 0,815 libras esterlinas. El consenso de analistas prevé que el euro cierre el año en el entorno de las 0,80 libras, un 2% por debajo de sus niveles actuales.

Otras compañías cotizadas con una elevada presencia en el exterior son Técnicas Reunidas y ACS. La primera genera un tercio de sus ingresos en Asia y menos de un 20% en España y la eurozona. ACS, por su parte, tiene una elevada exposición a Australia a través de su filial Leighton.

 

Portada » Opinión El euro hace oídos sordos a las palabras Menéame inCompartir1 Más noticias sobre: Opinión, WSJ, WSJ HOS Alerta de noticias Enviar a un amigo Imprimir Disminuye el tamaño del texto Aumenta el tamaño del texto 16.03.2014 Richard Barley 0 En julio de 2012, la intervención del presidente del Banco Central Europeo, su famosa promesa de que haría “lo que sea necesario” fue suficiente para frenar la crisis de deuda de la eurozona. No obstante, ese momento marcó el inicio de un ascenso imparable del euro, que desde entonces se ha revalorizado aproximadamente un 15% frente al dólar. La subida del euro se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para el BCE, ya que se corre el riesgo de un descenso aún mayor de la inflación desde su actual nivel del 0,8%. Draghi, junto a otros miembros del BCE, ha vuelto a intervenir. El jueves aseguró que el euro había tenido “un impacto significativo en la inflación” y que no descartaba tomar nuevas medidas en caso de que fuera necesario, una señal inequívoca de advertencia a los mercados. Las declaraciones de Draghi tuvieron un impacto inmediato, al provocar un descenso del euro frente al dólar, alejándolo de los últimos máximos registrados. No obstante, el euro volvió a subir el viernes por la mañana. Los factores detrás de este repunte son: la percepción de la postura del BCE, el excedente por cuenta corriente de la eurozona, las constantes inversiones en activos europeos y el hecho de que la caída de la inflación haya provocado un repunte de los tipos de interés de la eurozona superior a los del resto del mundo, y, en concreto, a los de EEUU. Aunque la intervención verbal puede tener un impacto a corto plazo, parece poco probable que provoque una clara devaluación del euro que podría aliviar algunas de las presiones que afronta el bloque monetario. En 2012, Draghi pudo hacer honor a sus palabras con la introducción de un mecanismo para prevenir ataques especulativos contra los bonos gubernamentales de la eurozona. Ahora, el problema que afronta Draghi es que las decisiones políticas que permitirían que el euro baje de forma estable -una tasa negativa sobre el dinero depositado en el BCE, o la relajación cuantitativa- son muy polémicas y pueden tener efectos secundarios negativos. Ante la ausencia de acciones políticas por parte del BCE, la fuerza decisiva para devaluar el euro probablemente resida en las manos de otros bancos centrales, en especial de la Reserva Federal de EEUU. Una mejora de los datos estadounidenses y la sensación de que la Fed no sólo seguirá reduciendo sus compras de bonos, sino que también podría empezar a discutir subidas de tipos, cambiarían las tornas e impulsarían al dólar. Si los tipos de interés a corto plazo de EEUU suben un cuarto de punto, Credit Suisse cree que esto eliminaría una cuarta parte del apoyo dado al euro frente al dólar por diferenciales de tipos. Si la recuperación de EEUU mejora, las palabras de Draghi podrían bastar: el euro debería caer. Pero si sigue subiendo -la zona de peligro se establece en 1,43-1,45 dólares- es posible que Draghi aún tenga que acompañar sus palabras con acciones.

El euro hace oídos sordos a las palabras,Opinión, expansion.com

 

Màs información
Màs información

2 comentarios en “Ventajas y inconvenientes de devaluar el euro la moneda europea de referencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s