Aitor Cobanera cree que la labor básica de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial es convencer a las empresas vascas de que «su futuro pasa por salir al exterior»


Màs información
Màs información

 

Encuéntranos en facebook
Encuéntranos en facebook

 

ENTREVISTA A AITOR COBANERA, DIRECTOR GENERAL DE LA SPRI

«Euskadi ya no tiene necesidad de captar proyectos extranjeros»

Aitor Cobanera cree que la labor básica de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial es convencer a las empresas vascas de que «su futuro pasa por salir al exterior»

CARMELO LEZANA/BILBAO

El director general de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (Spri) mantiene que el hecho de que el País Vasco apenas reciba proyectos de inversión extranjeros no se debe a que haya dejado de ser interesante para las multinacionales. El motivo -asegura- es que Euskadi se ha vuelto selectiva en la medida en que no «tiene esa necesidad». Aitor Cobanera explica que, actualmente, el objetivo prioritario es convencer a las empresas vascas de la necesidad de salir a los mercados exteriores. En ese contexto, vaticina que, en el futuro, una parte del proceso productivo de las compañías vascas puede situarse en el extranjero.

– En lo que respecta a Euskadi, diría que no ha existido una crisis como tal. Puede haberse producido un pequeño descenso de actividad en algunos sectores, como el de máquina-herramienta, pero en el resto no ha habido caídas significativas. Es más, el Producto Interior Bruto (PIB) vasco ha tenido permanentemente crecimientos positivos. Lo que ha habido es una coyuntura mundial desfavorable, que ha afectado a Euskadi, dado el fuerte carácter exportador de su economía. La minicrisis que haya podido afectarnos tiene indicios de recuperación y se iniciará en 2004.

– Entonces, ¿no ha habido desgaste en la industria vasca?

– En absoluto. Es más, en algunos sectores hasta ha tenido lugar crecimiento de empleo. En términos generales, el empleo se sigue manteniendo y las tasas de paro siguen mejorando.

– Usted califica la situación en Euskadi como de minicrisis y considera que la recuperación llegará el próximo año. ¿Hay algún nubarrón que haga peligrar ese escenario?

– Diría que, en términos generales, y hablando de aspectos puramente económicos y empresariales, no hay nubarrones. Los datos del entorno nos afectan como a todas las economías, pero en casa no percibimos peligros.

– Al margen de coyunturas, una de las fortalezas del tejido empresarial vasco son los grandes avances que ha logrado en el campo de la internacionalización. ¿Se puede decir que la presencia exterior ha dejado de ser una asignatura pendiente?

– Todavía queda mucho por hacer. El reto es que todas las empresas vascas se planteen de forma estratégica su presencia en el exterior. Si no se hace así, muchas compañías pueden llegar a ver cuestionado su futuro. Hay que plantearse que, en el futuro, una parte de los procesos productivos de algunas empresas de aquí deben estar localizados en el exterior.

– ¿Pero eso no implica riesgo de deslocalizaciones?

– No tiene por qué y, en cualquier caso, dependería de qué fase del proceso productivo se saque fuera. No debemos renunciar a que la parte nuclear del negocio esté en Euskadi. Estamos hablando de poder llevar fuera de aquí las partes del negocio que se puedan realizar en cualquier parte del mundo.

– Durante las dos últimas legislaturas se ha producido un cambio muy importante en la política vasca de promoción empresarial, al pasarse de las subvenciones a fondo perdido a los anticipos reintegrables. ¿Que efectos ha tenido esa reforma?

– Estoy convencido de que hemos llegado al tipo de proyectos que queríamos llegar. Es decir, a iniciativas pequeñas, con base tecnológica e innovadora y que nazcan con una financiación más sólida. Se trata de dar un empujón para que el proyecto salga adelante.

– ¿Las empresas que han recibido anticipos están devolviendo las ayudas o estamos ante otro Plan 3R?

– Los anticipos reintegrables se están devolviendo. Las primeras ayudas se dieron a finales del año 1999 y se están empezando a devolver ahora. Un inmenso porcentaje de empresas está devolviendo esas partidas.

– ¿Ve posible volver a la política de la subvención a fondo perdido?

– No. Lo más probable es que se mantenga este tipo de apoyos.

Proyectos de inversión

– Tradicionalmente, el País Vasco ha sido un captador neto de proyectos de inversión extranjera. Sin embargo, en los últimos años esa faceta ha caído de un manera brutal. ¿Por qué Euskadi ha dejado de ser interesante para que las empresas extranjeras se implanten aquí?

– Cuando yo llegué a la Spri, la situación era muy distinta a la actual. Entonces, el planteamiento era si teníamos que hacer una captación indiscriminada de cualquier tipo de proyecto, detectar a las grandes corporaciones que tuvieran proyectos e intentar venderles Euskadi como ubicación. En esa situación se captarían iniciativas que competirían con empresas que ya existirían aquí. Entonces iniciamos un proceso para hablar con empresas con la idea de intentar atraer proyectos extranjeros que complementarán lo que existían aquí. Nos encontramos con que nadie era capaz de decirnos cuáles podían ser interesantes y para tratar de captarlas con el fin de complementar lo que ya existe en Euskadi.

– Pero eso supone un giro de 180 grados respecto a la filosofía anterior, que se centraba en lograr proyectos como fuera. No se olvide de que el Gobierno vasco trajo hace pocos años a Daewoo con la resistencia firme de Fagor y de todo el sector de electrodomésticos.

– La labor intensiva de captación se produjo en una época con unas condiciones económicas muy delicadas. Por lo tanto, había que ser muy intensivos en el desarrollo de proyectos endógenos y lograr del exterior todo aquello que generara inversión y empleo. Lo que ha ocurrido es que la tortilla se ha dado la vuelta. Nos hemos convertido en un país que compite con las grandes economías a nivel europeo y ya no tenemos esa necesidad.

– ¿Quiere decir que ya no se apuesta por atraer a multinacionales?

– Estamos atentos, pero sin hacer un labor especial. Lo que antes era por parte de la Spri una labor intensiva en captación para traerlas aquí se está convirtiendo en todo lo contrario. Se convierte en una labor intensiva para convencer a las empresas vascas de que su futuro pasa por salir al exterior y, en muchos casos, en implantarse productivamente en el exterior.

– Entonces, ¿es correcto pensar que no es que Euskadi haya dejado de ser interesante para las multinacionales, sino que el País Vasco se ha vuelto selectivo a la hora de lograr inversiones?

– Por supuesto. Se produce casi una discriminación positiva. Además, no hay que olvidar que casi todos los proyectos de implantación productiva de multinacionales se van de Alemania a la derecha. Se pueden contar con los dedos de una mano los proyectos de multinacionales que han implantado en Europa occidental.

– En los últimos meses varias multinacionales han abandonado el País Vasco (Ericsson, Cabot, Saint-Gobain…). ¿Teme que esas huidas se puedan convertir en una tendencia y que se produzca un goteo permanente de empresas de se van?

– No. Lógicamente, no se puede descartar que se produzcan deslocalizaciones industriales en toda Europa occidental para trasladar los proyectos a Europa central y del Este, donde se puede fabricar mucho más barato.

– Con todo, ¿a qué se debe la brutal caída de la inversión extranjera en Euskadi durante los últimos años?

– Lo que sé es que aquellas empresas de capital extranjero que están ubicadas en el País Vasco tienen proyectos de inversión aquí que se están realizando. Hay dinamismo. Lo que no sé es cómo se computa la inversión extranjera y me gustaría que el Ministerio de Economía lo explicara.

Plan Ibarretxe

– Son numerosas las voces que advierten de que el plan Ibarretxe provoca la marcha de la empresas y que es el principal motivo de la fuerte caída de inversiones extranjeras en Euskadi. ¿Qué opinión le merece esa teoría? ¿El plan Ibarretxe genera temor en el empresariado?

– El plan Ibarretxe está puesto sobre la mesa. Puede generar ciertos nubarrones para algunos empresarios; y para otros, ciertas ventajas. Creo que los empresarios hacen abstracción de todos los tema políticos. Lo que tenemos que hacer entre todos es dejarles trabajar en paz. Sería bueno que existiera un marco estable para trabajar. Y ese marco lo tenemos que facilitar entre todos. Dejemos ya de calentarles la cabeza para que se puedan dedicar a sus negocios.

– ¿El actual clima de crispación política está afectando a la actividad empresarial?

– Desde luego, no es bueno. Tiene que haber un marco estable. Los empresarios conocen su negocio y aprecian el País Vasco porque es una zona en la que encuentran buenas condiciones para trabajar desde e el punto de vista empresarial.

– ¿Los empresarios se han resignado a trabajar permanentemente con la lacra del terrorismo?

– De eso es más difícil hacer abstracción. Es una situación que no se se debería producir en un país civilizado. Ojalá el terrorismo desaparezca en el corto plazo. En el momento en el que no exista, este país va a ser un cohete que va despegar a una velocidad sideral.

Más de 800 personas asisten a las conferencias organizadas por el Gobierno vasco con motivo de Internet Eguna

SAN SEBASTIÁN, 16 May. (EUROPA PRESS) –

Más de 800 personas participan en las conferencias organizada en los parques tecnológicos vascos por el Gobierno vasco con motivo de la celebración, este viernes, del Internet Eguna.

El Departamento vasco de Desarrollo Económico y Competitividad ha organizado, a través de Spri, diversos actos para trasladar su objetivo de aplicar las tecnologías de la información (TIC) en la empresa vasca y así mejorar la competitividad y la calidad de vida.

En este marco, se han celebrado conferencias en los tres parques tecnológicos, la última este jueves en el Parque científico y tecnológico de Bizkaia.

En la apertura de la sesión, el director de Innovación de Spri, Aitor Cobanera, ha trasladado a los asistentes las líneas marcadas en la Agenda Digital de Euskadi para optimizar los recursos que ofrecen las TIC.

Màs información
Màs información

Un comentario en “Aitor Cobanera cree que la labor básica de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial es convencer a las empresas vascas de que «su futuro pasa por salir al exterior»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s