La llegada y apertura en el mes de octubre de este año 2018 del Metro de la línea 10 sud hasta la zona franca de #Barcelona


Màs información de la Consultoria de Seguridad Siseguridad
Màs información de la Consultoria de Seguridad Siseguridad

Los vecinos del paseo de la Zona Franca cuentan los días para dejar de ser los únicos de Barcelona sin metro. El sueño del barrio de la Marina está más cerca que nunca. Si se cumple el calendario marcado, las estaciones de Foc Cisell y Foneria abrirán en julio del año que viene. Aunque aún faltan nueve meses, los convoyes de TMB ya circulan en modo de pruebas.

Durante los cinco fines de semana de otoño del año pasado se han realizado las verificaciones técnicas para la puesta a punto del sistema de conducción automática con el que se gestionan desde un centro de control las líneas 9 y 10 de metro, que no necesitan un maquinista físicamente al frente. En las 200 horas previstas de pruebas se recreará la circulación como si la anhelada línea 10 Sud estuviera en funcionamiento un día laborable .

El periodo de pruebas es una etapa habitual por la que debe pasar la infraestructura antes de la marcha en blanco y la definitiva puesta en funcionamiento. Sirve para ajustar el carrusel automático a la frecuencia de paso marcada y asegurarse que cada tren va al destino que toca. Salvando las distancias, es como instalar un nuevo sistema operativo en un dispositivo informático. Los técnicos deben revisar todos y cada uno de los detalles, centrándose especialmente en los aspectos relacionados con la seguridad.

El punto crítico se encuentra pasada la estación de Can Tries-Gornal. La futura línea 10 no deja de ser un ramal de la línea 9, por lo que en el tramo entre Zona Universitària y esa parada de l’Hospitalet los trenes circulan por la misma vía. Llegados al punto clave se bifurcan hacia el aeropuerto (L9 Sud) o la Zona Franca (L10 Sud). Este aspecto es el que aumenta la complejidad y ha obligado a dejar sin servicio la L9 Sud durante cinco fines de semana para efectuar las pruebas sin incidentes que pudieran comprometer el funcionamiento de la red con pasajeros. Las primeras pruebas se hicieron los días 7 y 8 de octubre, y se repetirán este fin de semana, así como en noviembre y diciembre. “Se analizan todos los escenarios y comandos, son simulaciones y pruebas de carga que demuestran que la obra está a punto”, destaca Ricard Font, secretario de Infraestructures de la Generalitat de Cataluña.

En dichas simulaciones de la operativa, diez trenes van de Zona Universitària al aeropuerto y cinco se bifurcan hacia la Zona Franca, tal y como será una vez estén en funcionamiento ambas líneas. Aunque en octubre del 2018 sólo abrirán las estaciones de Foc Cisell y Foneria, las comprobaciones se están efectuando como si se fuera a poner en marcha toda la línea, con las dos paradas previas de l’Hospitalet incluidas.

El recorrido a bordo de uno de los trenes que realizan las pruebas demuestra que la obra civil ya está finalizada. Ahora falta poner a punto las estaciones: “Poner las escaleras mecánicas, instalar los ascensores, las máquinas validadoras, los paneles, equipamientos interiores…”, repasa Font.

Una vía de la línea 10 ya estaba habilitada desde la entrada en funcionamiento del metro al aeropuerto, en febrero del 2015, ya que es utilizada para ir a los talleres ubicados en la Zona Franca. Desde diciembre del año pasado, cuando se desencallaron las inversiones para retomar las obras, se ha estado trabajando en la construcción de la segunda vía, la catenaria y las instalaciones auxiliares. Todo ello luce en perfecto estado de revista.
El dinero llegó tras el acuerdo del Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat en el que el Consistorio compraba inmuebles al Gobierno catalán por valor de 40 millones de euros con la condición de que ese importe se destinase a las obras del metro. “Las obras están en funcionamiento desde el día siguiente de la firma del acuerdo y se está cumpliendo el calendario”, celebra la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, que califica de “acto de justicia histórica urbana” la llegada del metro a la Zona Franca.
Los ayuntamientos de Barcelona y l’Hospitalet celebran que se estén cumpliendo los plazos
La alegría de Barcelona ahora también es compartida por l’Hospitalet, pero en un primer momento saltaron todas las alarmas. Cuando la L10 Sud llegue al barrio de la Marina, lo hará sin parar en dos estaciones de l’Hospitalet, que aún seguirán en obras durante unos meses más. La inversión de la Generalitat sólo preveía las dos paradas de la capital y pasaba por alto las previas de la ciudad vecina. L’Hospitalet no podía hacer un trueque como el de Barcelona y no tiene tanta capacidad inversora. Las protestas vecinales y la insistencia de la alcaldesa Núria Marín dieron resultado y en mayo se selló el acuerdo para que la estación de Provençana, en el barrio de Santa Eulàlia, abra en febrero del 2019, y la de Ildefons Cerdà, bajo la Ciutat de la Justícia, en octubre de ese mismo año. La factura de 37 millones correrá íntegramente a cargo de la Generalitat. El primer teniente de alcalde de l’Hospitalet, Fran Belver, visitó las obras este verano junto a la federación de asociaciones de vecinos de la ciudad y quedó satisfecho con lo que vio. “Va todo según lo previsto”, ratifica Belver.
La Línea 9 de metro, desde #ZonaUniversitària hasta el Aeroport de Barcelona-El Prat, con la denominación #L9Sud http://www.segurpricat.net/post/16497… El 12 de febrero de 2016 se puso en servicio un nuevo tramo de la línea 9 de metro, desde Zona Universitària hasta el Aeroport El Prat d Barcelona.
Más incierto es el futuro del tramo central de la línea 9, que debe conectar el extremo sur con el norte a través de la parte alta de Barcelona. Desencallar este proyecto es uno de los principales objetivos del conseller Josep Rull, pero de momento no se ha conseguido avanzar. La reactivación de los trabajos queda a merced de un crédito por valor de 740 millones de euros a cargo del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Permitiría rehacer la arquitectura financiera y abrir alguna de las estaciones, con prioridad sobre las que actuarían como intercambiadores. Se esperaba una respuesta de la institución europea antes del verano, pero el proyecto sigue “en evaluación” desde mayo. Mientras tanto, el metro de Madrid ya ha recibido el visto bueno para obtener 200 millones destinados a la rehabilitación y mejora de varias estaciones con un proyecto presentado en julio.

Otras noticias año 2016

La llegada del Metro con la línea 9  hasta el aeropuerto de El Prat .

El tramo entre Zona Universitaria y la Terminal 1 se pondrá en marcha en el primer semestre de 2016, afirmó ayer el consejero de Territorio, Santi Vila, después que el Gobierno catalán haya sorteado los obstáculos para lograr los 185 millones de euros que le faltaban para concluir la obra.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, que aprovechó las buenas nuevas para visitar la futura estación de Parc Logístic, aseguró que el Ejecutivo ha hecho “un esfuerzo gigantesco” para hacer posible la finalización de un tramo que acabará costando 2.862 millones de euros.

Las obras están muy avanzadas y apenas falta finalizar la construcción de la plataforma de vías, colocar la catenaria y los sistemas de información. El Ejecutivo prevé que Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) empiece a probar la línea entre las paradas de la T-1 y Mas Blau el próximo otoño, en un proceso que se prolongará hasta 2016.

[TEX]Si logra mantener su promesa, el Gobierno catalán se quitará de encima una pesada losa que Vila llegó a calificar como su “peor problema”. Es la infraestructura más ambiciosa y más costosa en la que se ha embarcado la Generalitat y la línea 9 del metro se ha convertido también en un importante quebradero de cabeza para todos los Ejecutivos que la han sufrido: su presupuesto iba creciendo sin control —hasta los 6.829 millones presupuestados en 2008— a la par que los plazos de finalización de obras se superaban una y otra vez sin resultados.

De hecho, la línea 9 en su conjunto no tiene fecha de finalización. Cuando se pongan en servicio los 20,7 kilómetros del metro del aeropuerto —y teniendo en cuenta que ya funcionan otros 11 kilómetros de la L-9/L-10 en Santa Coloma de Gramenet, Badalona y Barcelona— quedarán pendientes todavía unos 20 kilómetros, la mayor parte del tramo central, cuyas obras están paralizadas y no tienen fecha para reemprender los trabajos.

Incluso para hacer realidad los calendarios previstos para que el metro pueda llegar a la Zona Franca, a Mercabarna, al recinto de L’Hospitalet de Llobregat de Fira de Barcelona y al aeropuerto, el Gobierno catalán ha sufrido lo suyo, a causa de sus estrecheces financieras. Al final, las concesionarias encargadas de construir y explotar la obra y la banca le han salvado.

Por un lado, las empresas han accedido a rebajar en torno a un 10% el canon que le pagaba la Generalitat con el objetivo de ahorrar unos 200 millones de euros durante todo el periodo de la concesión. A cambio se hará menos mantenimiento, según explicaron fuentes conocedoras de las negociaciones. Por su parte, la banca ha adelantado los 185 millones de euros para evitar la paralización de las obras. Primero fue La Caixa, que garantizó unos cien millones. Y ahora ultiman un acuerdo un grupo de bancos —Santander, BBVA, Bankia y Sabadell—, que avanzarán el resto de dinero necesario. La Generalitat amortizará ese préstamo en siete años.

A partir de otoño, TMB podrá iniciar las pruebas, lo que le permitirá trasladar los trenes que se adquirieron para la línea 9 y que, al no poder ser utilizados, están en la reserva o, adaptados, circulan por las líneas 2 y 4 de Barcelona. Adaptados porque además de ser la línea de metro más larga de Europa, como se presentó el proyecto, la L-9 es un servicio de trenes automáticos, sin conductor, como no existe otro en Barcelona.

Más allá de las complejidades técnicas, financieras y de obras, la línea resolverá el déficit de transporte público que acusa la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat, inaugurado hace casi cinco años y al que ahora solo se puede llegar en transporte privado, taxi o autobús.

Una vez se estrene el servicio, cubrir la distancia entre Zona Universitaria y Terminal 1 —20 kilómetros y quince estaciones de las 18 inicialmente previstas— llevará unos treinta minutos. La Generalitat prevé que utilicen la línea unos 23 millones de viajeros al año, especialmente gracias a la conexión que el nuevo tramo tendrá con la línea 3 (en Zona Universitaria), L-5 (Collblanc), L-1 (Torrassa) y Ferrocarrils de la Generalitat (Can Tries-Gornal).

En todo caso, parece factible que el metro llegue finalmente antes que los trenes de Renfe a la mayor terminal de El Prat. El Ministerio de Fomento estudia la propuesta que efectuó la Generalitat para poner en marcha un sistema de lanzaderas desde la estación de Sants creadas a través de la colaboración público-privada.

Mercedes Vidal, designada presidenta de TMB por los consejos de administración Metro y Bus

Esta mañana se han celebrado los actos de constitución de los consejos de administración de las dos principales empresas de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB): Ferrocarril Metropolità de Barcelona, ​​SA (Metro), y Transports de Barcelona, ​​SA (Autobuses), después de haber sido nombrados los consejeros por el plenario del Área Metropolitana de Barcelona el 30 de julio pasado.

Los consejos de administración de las dos sociedades han designado Mercedes Vidal Lago como nueva presidenta de TMB. Vidal, concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona y consejera metropolitana, tiene 34 años, es licenciada en ciencias ambientales por la Universidad Autónoma de Barcelona y trabaja desde hace más de diez años en el ámbito del urbanismo, la ecología y la movilidad sostenible.

Del mismo modo ha sido nombrado Antoni Poveda Zapata como vicepresidente de TMB. Antoni Poveda es alcalde de Sant Joan Despí y vicepresidente del área de Movilidad y Transporte del Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

Por último, también ha sido nombrado Enric Cañas Alonso como consejero delegado de TMB. Cañas tiene una trayectoria profesional vinculada con temas de movilidad y transporte, entre otros ha sido director-gerente del Consorci de Transports del Área de Saragossa y director técnico de la Fundació Mobilitat Sostenible i Segura.

El cargo de consejero delegado es un cargo retribuido con 105.938,25 euros brutos anuales (incluyendo todos los conceptos) lo que supone una rebaja de cerca del 40% en relación a la situación actual.

La configuración de los nuevos consejos de administración y la designación de los nuevos cargos en la estructura de la Presidencia de TMB responde al acuerdo para el gobierno del Área Metropolitana de Barcelona suscrito por los grupos políticos PSC-CP, Entesa y ERC-AM, en el que se recogen las grandes líneas de actuación del ente metropolitano para el mandato 2015 a 2019.

Para más información sobre la composición de los consejos de administración consultad el listado publicado en la web de TMB.

Julián Flores | LinkedIn

Barcelona Area, Spain – ‎Director de seguridad y profesor acreditado del Manual de Autoprotección Integral de Personas #MAIP #LPRL – ‎Segurpricat Siseguridad Formación

View Julián Flores‘ professional profile on LinkedIn. LinkedIn is the world’s largest business network, helping professionals like Julián Flores discover inside …

Julian Flores Garcia siseguridad, Barcelona. 1757 Me gusta · 4 personas están hablando de esto. Formador, consultor y analista de Seguridad privada…

Me llamo Julián Flores Garcia respondo al perfil de consultor-director de Seguridad aquel profesional de la Seguridad privada que contribuye a la minoración 

Un comentario en “La llegada y apertura en el mes de octubre de este año 2018 del Metro de la línea 10 sud hasta la zona franca de #Barcelona

  1. Mercedes Vidal, designada presidenta de TMB por los consejos de administración Metro y Bus

    Esta mañana se han celebrado los actos de constitución de los consejos de administración de las dos principales empresas de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB): Ferrocarril Metropolità de Barcelona, ​​SA (Metro), y Transports de Barcelona, ​​SA (Autobuses), después de haber sido nombrados los consejeros por el plenario del Área Metropolitana de Barcelona el 30 de julio pasado.

    Los consejos de administración de las dos sociedades han designado Mercedes Vidal Lago como nueva presidenta de TMB. Vidal, concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona y consejera metropolitana, tiene 34 años, es licenciada en ciencias ambientales por la Universidad Autónoma de Barcelona y trabaja desde hace más de diez años en el ámbito del urbanismo, la ecología y la movilidad sostenible.

    Del mismo modo ha sido nombrado Antoni Poveda Zapata como vicepresidente de TMB. Antoni Poveda es alcalde de Sant Joan Despí y vicepresidente del área de Movilidad y Transporte del Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

    Por último, también ha sido nombrado Enric Cañas Alonso como consejero delegado de TMB. Cañas tiene una trayectoria profesional vinculada con temas de movilidad y transporte, entre otros ha sido director-gerente del Consorci de Transports del Área de Saragossa y director técnico de la Fundació Mobilitat Sostenible i Segura.

    Futura llegada del #Metro #TMB con la línea 9 hasta el aeropuerto d El #Prat http://wp.me/p2n0O4-3an vía @segurpricat #careonsafety #MAIP

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s